domingo, 30 de enero de 2011

última. NOS VEMOS.

Habitación de locos,
montañas de ceniza,
sal tirada al suelo
pa' cortar la racha
de buena suerte. Señal
de la cruz con vino,
para que haya así
adivino, que mañana
no es domingo y hay
que salir por más
vino.
Balcón verde, setenta
litros, setenta porciento
ocupado. Tierra por todos
lados, debajo de mis uñas
más, meses sin tocar el agua.
Pseudo espejo, que a falta
de luz, reflejas aun más
y como el correo que llega
hoy completas otro lugar
en esta montaña infernal
de mugre.
Martes, Miércoles,
el vecino inspirado no llega,
se quedó enfrente, en la vidrieria
enrollando la piedra que
consiguió por unos pesos,
lo carcome su ansiedad,
Abril no llega.
Libros, por todos lados
ya no recuerdo ni títulos
ni autores, noches devastadoras
amaneceres que no solo
me sorprendieron aguardando
la salida del sol, sino
también robando un trago
en otro bar, de otra provincia.
Nadie cuenta nada, pero aun así
muchos se enteran de algo. Un
murmullo, una tarde, anunció
lo que ya sabía que sucedería,
pero en mi silencio reposa.
Viernes
y
otra vez me encuentro armando
el rompecabezas de la noche
de ayer, mientras bebo el licor
que tiene la propiedad de
alegrarte y fusionado con
el sueño convertirse en resaca.
Buenas noches vieja lámpara,
murciélago y a todos los
bichos que duermen en mí,
ya fui mucho para seguir
siendo lo mismo.

5 comentarios:

  1. Buenas noches vieja lámpara,
    murciélago y a todos los
    bichos que duermen en mí
    oh re lindo
    carman que hacés vieja
    por què tendrìa que haber sido china?

    ResponderEliminar
  2. wuuu!!
    ya, te aviso, es que en la noche tengo que llegar a mi destino, la casa de una amiga en la plata.

    ResponderEliminar
  3. ¿no era que nunca era tarde?
    yo acabo de llegar tarde, me parece.
    :(

    ResponderEliminar