lunes, 13 de septiembre de 2010

cursimanía

Los muñequitos vinieron bien
de fábrica, están realmente
para poner en la torta,
son tan resistentes
que es imposible separarlos.
El río rompe -como puede-
y llena de barro
esos yuyos que se ven
pocos confiables,
los bagres se escapan
de la débil caña
de bambú,
el río rompe en las
piedras donde mi culo
se encuentra cómodo
que hermosa serenata,
cuanto Shakespeare
que hay acá.
Puede ser un atardecer
perfecto o no, la postal
lo es, pero el papel
es suceptible al gua,
el bagre muerde la carnada
y se escapa
feliz.
Los muñecos vinieron bien
de fábrica, quedan perfectos
en el decorado, pero
hacen mucho ruido
chuic, chuic, chuic,
la miel también queda
bien con el te,
pero si se esta resfriado,
mal de la garganta,
pero en esa cantidad
realmente empalaga.

6 comentarios:

  1. estuve a punto de pasar, pero bueno, un lio con los pasajes, para otra vez será, como que me llamo como me llamo.
    ahora estoy de vuelta por mis tierras montañosas (:

    ResponderEliminar
  2. bueno, pero me tinca que me daré una vuelta luego, no sé porque, pero tengo esa impresión.
    ojalá así sea.

    cachay a lisandro?

    algo tiene tu blog, estoy empezando a creer que no es mi pc.

    oye, tu nombre? ya me lo dijiste, no creo.

    ResponderEliminar
  3. no sé, es que no sé porque nunca puedo comentarte, pensé que era el navegador, pero intenté con varios, y después pensé que era tu blog, pero ahora desde otro pc no parece tener problemas.. mmm, entonces, es mi computador el que te odia.
    y no, no me llamo javiera, me llamo zoé.

    ResponderEliminar
  4. ajajajaja, claro, porteños, el mundo los odia.

    ResponderEliminar
  5. es como comerte una chocotorta bien fria con un chocolate caliente mmmmmmmmmmmm

    ResponderEliminar