lunes, 18 de octubre de 2010

zona norte no tenes nada que envidiar

Zona sur, postal de una ciudad de pos-guerra,
de fábricas abandonadas y un progreso que no
pudo del todo ser, llegando con lo justo
a fin de mes. O postal de verde y asado,
familia y chicos corriendo, jugando, viviendo
la inocencia y el beneficio de no ser grande.
Esperanza del sueño porteño, tranquilidad
de sol a sol, aire puro atravesado
por bicicletas que van de la casa a la panadería,
al almacén, al trabajo o a la escuela,
zona sur que tanto odie, prejuicio capitalino de
miedo intranquilo, una hora de viaje,
aunque ahora te empecé a querer, nací entre
bloques de cemento, con traquea de caño
de escape, será por eso que siempre me costo
entender tu libertad.

2 comentarios:

  1. Me re gusta lo que escribiste en estos días es como más poético.
    Siempre que voy a la casa de mi prima pienso eso, es la tranquilidad hecha barrio, bue hasta ahí.. ver a las viejitas barrieno la vereda y otros tomando mate y charlando en el patio del frente, es todo re de campo.

    ResponderEliminar